Fue en 1823 cuando Heinrich Olbers se plante贸 esta cuesti贸n: Si el universo es infinito con infinitas estrellas 驴No deber铆amos ver el cielo completamente blanco?

En realidad el primero en dejar por escrito este problema fue Johannes Kepler en 1610, que vio un conflicto entre la oscuridad del cielo y la infinidad del universo. Por lo tanto su soluci贸n fue que el universo era finito.

Pero Newton, uno de los cient铆ficos m谩s importantes de toda la historia, defini贸 el universo como infinito y uniformemente poblado de estrellas (En este punto no se conoc铆an la expansi贸n del universo ni la relatividad)

El astr贸nomo suizo Jean-Phillippe Lo每s de Ch茅saux propuso que la luz, al viajar por el espacio, era absorbida progresivamente por cuerpos oscuros (como nubes de gas).
El problema con esto son las leyes de la termodin谩mica: La radiaci贸n absorbida calentar铆a el gas hasta alcanzar un brillo equivalente al promedio de las temperaturas de las estrellas circundantes, lo cual llevar铆a a la misma situaci贸n de la paradoja.

Halley tambi茅n se enfren贸 a esta paradoja. Su soluci贸n fue que las estrellas m谩s lejanas eran tan d茅biles que ning煤n telescopio podr铆a observarlas. Por lo tanto, el cielo observable contendr铆a un n煤mero finito de estrellas.
Si bien hay estrellas muy lejanas, nunca se hacen 芦invisibles禄.

Heinrich Wilhelm Matth盲us Olbers

Cielo oscuro vs infinitas estrellas

La explicaci贸n tiene dos partes.

Primero: El universo observable es finito.

El universo tuvo un comienzo en el big bang, y por tanto no tiene una edad infinita. Por otro lado ahora conocemos la velocidad a la que se mueve la luz en el espacio, y tampoco es infinita.
Entonces s贸lo nos lleg贸 la luz proveniente de una regi贸n finita del universo, que es la que conocemos como universo observable.

Pero esto introduce un problema: Si el universo empez贸 en un estado infinitamente denso, hubo una 茅poca en que todo el universo estaba tan caliente como la superficie de una estrella y emit铆a tanta luz como esta. Deber铆amos observar esa misma luz llegarnos de las regiones m谩s distantes del universo y el cielo no deber铆a ser oscuro.

Segundo: El universo se expande

Desde ese estado inicial infinitamente denso, el universo se expandi贸 continuamente expandiendo tambi茅n las longitudes de onda de la luz. Reduciendo su energ铆a hasta sacarla de la parte visible del espectro electromagn茅tico.
Incluso hoy podemos detectar esa energ铆a remanente, la llamamos el fondo c贸smico de microondas.

Por tanto el cielo nocturno s铆 es uniformemente brillante y no est谩 oscuro… si lo miramos en la longitud de onda correcta.

Anuncio publicitario