Créditos: NASA/JPL-Caltech/ASU/MSSS

¿Esto significa que acabamos de encontrar vida en Marte?
No

Perseverance

Perseverance está recolectando muestras de rocas en una zona que los científicos consideran que ofrece un gran potencial para encontrar indicios de vida microbiana en Marte.

Esa zona es el cráter Jezero, con 45 kilómetros de ancho alberga un delta, una antigua característica en forma de abanico que se formó hace unos 3.500 millones de años en la convergencia de un río y un lago marcianos.

Crédito: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/USGS

El 20 de julio, el rover erosionó parte de la superficie de una roca de aproximadamente 1 metro de ancho que probablemente se formó hace miles de millones de años cuando el lodo y la arena fina se asentaron en un lago de agua salada en evaporación.

El análisis indica que las muestras presentan una clase de moléculas orgánicas que están correlacionadas espacialmente con las de los minerales de sulfato. Estos minerales pueden aportar información importante sobre los entornos acuosos en los que se formaron.

Créditos: NASA/JPL-Caltech/ASU/MSSS

¿Materia orgánica es sinónimo de vida?

Las moléculas orgánicas son una gran variedad de compuestos formados principalmente por carbono y suelen incluir átomos de hidrógeno y oxígeno. También pueden contener otros elementos, como nitrógeno, fósforo y azufre.

Aunque existen procesos químicos que no requieren que haya vida para producir estas moléculas.

O sea que podrían haberse producido en ausencia de vida alguna.

Ya en 2013, el rover Curiosity había encontrado evidencia de materia orgánica. La diferencia es que esta detección se realizó en una zona donde, en un pasado lejano, existía un lago en condiciones donde podría haber existido vida.

En su análisis Perseverance registró las detecciones orgánicas más abundantes de la misión hasta la fecha.

Operaciones en la superficie

Perseverance taladra aproximadamente 5 centímetros en el material objetivo y guarda la muestra en un tubo pre-limpiado. Luego tapa y la sella herméticamente el tubo. Cada muestra pesa aproximadamente 15 gramos.

Crédito: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/USGS

Coloca cada tubo sellado se almacena a bordo y lo transporta hasta que el equipo de la misión decida depositarlo en la superficie marciana. El plan es que una futura misión pueda recuperarlos y devolverlos a la Tierra para su análisis.

Fuentes: ciencia.nasa.gov / mars.nasa.gov